urea baja

Urea baja, qué la provoca

La urea corresponde a un desecho natural que emite nuestro cuerpo frente al metabolismo de las proteínas, el cual se expulsa por medio de la función renal.

Al igual que sucede con cualquier otra sustancia en nuestro organismo, es importante mantener sus niveles dentro de determinados parámetros, evitando que sean demasiado altos o bajos, para que nuestro estado de salud sea realmente óptimo. Así, una urea baja puede significar malnutrición en el paciente e incluso relacionarse con problemas en el hígado, lo cual puede deberse a las causas que aquí te contamos.

¿Cuáles deben ser los valores normales de urea en la sangre?

Antes de hablar de las causas de la urea baja, es importante saber cuáles son los valores adecuados de la misma, los corresponden a entre 3 y 7.5 mmol/L en el caso de los hombres, y entre 2.5 y 7 mmol/L en el caso de las mujeres.

Cualquier valor por debajo de los límites establecidos, puede corresponder a una urea baja, la cual puede desencadenarse como resultado de un cuadro de sobrehidratación, problemas en el hígado, entre otros factores.

¿Qué ocasiona que tengamos la urea baja?

Son muchas las causas que pueden desencadenar una urea baja, pero algunas de las razones principales por las que esto ocurre son:

  • Acromegalia
  • Necrosis hepática agua y subaguda.
  • Celiaquía.
  • Eclampsia
  • Fibrosis quística.
  • Insuficiencia hepática.
  • Cirrosis hepática, alcohólica o de Laennec.
  • Degeneración Hepatolenticular.
  • Enfermedades en el hígado.
  • Síndrome nefrótico.
  • Deficiencia en el consumo de proteínas.
  • Hepatitis tóxica.
  • O como resultado de una infusión de glucosa o una hemodiálisis.

En caso de obtener un valor de urea bajo como resultado de una analítica sanguínea, es importante acudir a un especialista médico, quien realice la evaluación pertinente y pueda diagnosticar las causas reales, a fin de administrar el tratamiento adecuado para mejorar tales niveles en el paciente.

Puntúa este post

Deja un comentario