urea baja

Urea baja, qué la provoca

La urea es considerada un residuo natural que nuestro cuerpo segrega en respuesta al metabolismo de las proteínas, el cual es excretado por medio de los riñones.

Del mismo modo en que ocurre con el resto de las sustancias en nuestro organismo, resulta fundamental controlar los niveles de este residuo, de manera que no sean muy altos o muy bajos, a fin de evitar complicaciones que afecten nuestro estado de salud.

En el caso de la urea baja, esta suele presentarse con mucha frecuencia en gran parte de los pacientes en condición de desnutrición, y suele generar problemas y daños a nivel hepático, con motivo de las causas que acá te señalamos.

¿Cuáles deben ser los valores normales de urea en la sangre?

Antes de tratar las principales causas que provocan la urea baja, debemos conocer cuáles son esos niveles óptimos en los que debe permanecer este residuo, los cuales deben ubicarse entre 3 y 7.5 mmol/L en el caso de los hombres, y entre 2.5 y 7 mmol/L en el caso de las mujeres.

Todo valor que se ubique por debajo de los parámetros recomendados puede considerarse un nivel de urea bajo, lo cual puede ser el resultado de distintas causas como las que veremos a continuación.

¿Qué ocasiona que tengamos la urea baja?

Los motivos o factores que provocan una urea baja suelen ser muy variados, pero la mayoría de ellos corresponden a condiciones o enfermedades subyacentes, como es el caso de la acromegalia, celiaquía, eclampsia, necrosis hepática aguda y subaguda, insuficiencia del hígado y cirrosis hepática, alcohólica o de Laennec.

Asimismo, se consideran causas importantes la fibrosis quística, enfermedades relacionas con el hígado, síndrome nefrótico, hepatitis tóxica y baja ingesta de proteínas.

Si se obtiene una urea baja como resultado de un análisis de sangre, se debe acudir a un profesional de la salud que diagnostique las respectivas causas y administre el tratamiento adecuado para mejorar la salud del paciente.

 

Puntúa este post

Deja un comentario